Mujer de la sospecha

Transporte público de tarifa cero

Fotos: Libertad de Palabra.

Yezica Montero Juárez*

¿Alguna vez se ha puesto a pensar qué pasaría si un sólo día no nos presentáramos a trabajar todos los residentes de la zona metropolitana de Querétaro? ¿La razón? Pues simple: “El transporte es caro, insuficiente y mediocre”.

¿Cómo le fue a usted el pasado miércoles 10 de octubre, cuando las rutas de repente desaparecieron? Yo tenía que ir a trabajar a las 20:30, y El Pueblito se convirtió en un varadero humano de estudiantes y trabajadoras desconcertadas. Afortunadamente tengo el privilegio de contar con un auto en casa, efectivamente; es un privilegio, por medio poder usarlo dado los altos costos de la gasolina. Regresé a casa, tomé mi cuatro por cuatro, y me llevé a quienes cupieron en la primera tanda.

Como ciudadanos nos hemos tenido que chutar los desmanes entre concesionarios y gobierno estatal. Mientras la incertidumbre nos hostiga entre sí, nos cobrarán $15, $10, o de plano nos aplicarán en terror de quedarnos sin llegar a nuestros destinos.

No tenemos que ser unos expertos sobre sistemas de transportes y planeación urbana para comprender que Querétaro tiene un gran crecimiento demográfico; lo que ocasiona mayores demandas en servicios. Aquí la cuestión es que con bombo y platillos se anuncian las inversiones en desarrollo de la industria. Los centros comerciales aparecen algorítmicamente; el sector en servicios crece desmesuradamente; y al parecer, según la lógica neoliberal: nos está yendo muy bien.

Si la iniciativa privada está haciendo su labor en la contribución del desarrollo económico en Querétaro, ¿cómo responden los gobiernos estatales y municipales, ante la problemática del transporte público? ¿No cree usted, que lo mínimo que debería hacer la administración pública, es velar por un transporte público y vialidades eficientes? ¿O cómo se pretende echar a andar estar inversiones, si la población no puede llegar a tiempo a sus trabajos, o de plano, no llegar?

¿Usted creería que una de las resoluciones podría ser la implementación de la tarifa cero? es decir; no pagar un centavo por el derecho a trasladarnos entre la ciudad para activar a la maquinaria económica. ¿Le suena justo? Para mí sí. Esta idea no es una novedad, ya que hay zonas donde la tarifa cero se ha ejecutado de manera exitosa. Ciudades europeas de países como Bélgica, Suecia, Reino Unido, Rusia, Islandia, Estonia, entre otras; tienen en práctica este programa, beneficiando a la población estudiantil; reduciendo el uso de automóviles y por lo tanto el incremento de la contaminación.

No sólo los nórdicos gozan de una tarifa cero; también los vecinos de EE.UU. lo han aplicado en cerca de 50 ciudades. Pero para igualar los contextos socio-económicos, Brasil es el ejemplo que podría retomarse para comparar nuestra situación. Desde 2013 el incremento en los precios del transporte público, generaron gran descontento social a tal grado de que las manifestaciones se organizaron a partir de un movimiento llamado, “tarifa cero”. Este movimiento surgió desde 2005 en la Ciudad de Porto Alegre, cuyo impacto se dejó caer en las protestas de 2013, donde la entonces estudiante de Derecho, Nina Capello, y el profesor de Historia, Lucas Monteiro, encabezaron al movimiento, que de pasar con sólo 40 militantes, se sumaron un millón de participantes en las protestas de Río de Janeiro, en junio de 2013. Un año después, nuevamente se generaron descontentos en Río, y surgió un movimiento autodenominado como independiente y ciudadano: “Passe Livre”, traducido como “pase libre”, donde las manifestaciones se dieron en torno al evento del mundial de fútbol.

Las acciones y la presión social generaron algunas alternativas como el surgimiento paulatino de zonas con tarifa cero. Entre las reivindicaciones se encuentran: el cambio del transporte privado a público y acceso universal a través del pase libre.

Se escucha fácil salir y manifestarse; sin embargo, el descontento con la toma del espacio público no es suficiente. Se debe pasar a la acción social. Hoy en día el movimiento de Passe Livre se ha estructura formalmente; incluso asesorando a quiénes tengan las intenciones de exigir el derecho humano del transporte público.

No es tan descabellada la idea de exigir la baja de tarifas, transporte digno, e incluso gratuito. La cuestión es que necesitamos recurrir a nuestras armas democráticas que son la manifestación, la cohesión, y la organización de nuestras demandas. No es necesario esperar a los mismos actores sociales a liderar este movimiento. ¿Acaso quiere nuevamente esperar dos horas por su ruta? ¿Quiere seguir en la incertidumbre del aumento de tarifas? ¿Quiere seguir pagando por unidades sin mantenimiento?

*Fuentes consultadas:
Movimiento Passe Livre: https://www.mpl.org.br/
Medio independiente “Subversiones”: https://subversiones.org/archivos/112795
Alba TV: http://www.albatv.org/Tarifa-cero-la-lucha-por-el.html
Nexos: https://redaccion.nexos.com.mx/?p=5128

 

*Antropóloga social.

Correo electrónico: monteroyezica@gmail.com

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *