Cartas desde la locura

“El suicida no anuncia. El narcisista sí”

Armando Vega-Gil. El gesticulador. Foto: Especial.

Ramón Martínez de Velasco

@ramavelm

“El suicidio de Armando Vega-Gil es responsabilidad de Armando Vega-Gil”: #MeToo.

Acostumbrado a los reflectores, el músico ex integrante del trío ‘Botellita de Jerez’ se puso la camisa negra.

Minutos antes de ajustársela, culpó al movimiento #MeToo de perturbar su vida.

En particular, a una chavala que lo acusó de haberla acosado cuando ella tenía 13 años de edad (aunque hubo dos denuncias más), convirtiéndolo en trending topic.

Asustado, tal vez, a Armando Vega-Gil fallóle su mecanismo de defensa. Y llegó la sangre al río.

#MeToo es, digamos, una liberación femenina, pero directa a la yugular de gremios acostumbrados a las relaciones tóxicas: músicos, escritores, periodistas, o gente de la academia.

#MeToo es, digamos, un “chínguense todos”.

Un “revisen su propia historia” o un “reconozcan las violencias ejercidas” que no han asumido aún colegas del músico, que hoy exigen se limpie el nombre de su amigo y, uy, se devele la identidad de la acusadora, para que pague ante la justicia su infamia y llore en la cárcel su acción malvada y vil.

Ése amago para que la denunciante haga público su nombre, es una afrenta que ha respondido ya #MeToo: “El suicidio de Armando Vega-Gil es responsabilidad de Armando Vega-Gil. Jamás revelaremos la identidad de ninguna (denunciante). Éste es su espacio. Aquí están seguras”.

Ahí están: los “carnales”, la “banda”, los “chidos”, los “buena onda”, queriendo exponer doblemente a la denunciante. Pinche bola de soplones.

¿Y quién garantiza su seguridad, si la reacción más violenta ha sido contra ella?

Botellita de jerez. Todo lo que digan será al revés.

Bienvenidos a las tinieblas

Conozco al monstruo #MeTooPeriodistasMexicanos. He vivido en sus entrañas.

Iban 312 ‘estrellitas del periodismo’ acusados de acoso, nomás en nueve días.

Todos creían que las denuncias no sirven para nada.

Y ya ven. Todos necesitaban una sacudida.

“Chínguense todos”.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *