Mujer de la sospecha

El monstruoso placer de viajar en Qrobús

Fotos: Poder Ejecutivo de Querétaro.

Yezica Montero Juárez*

¿Cuánto tiempo emplea al día para trasladarse a su trabajo, escuela o lugares de esparcimiento? ¿Durante el traslado cómo se siente: contento viendo la ciudad, tiene confianza en el operador y su forma de conducir; se siente seguro? ¿Cree que haya valido la inversión en la reestructuración del sistema de transporte público? ¿Con el cambio de rutas; usted ahorra tiempo y dinero?

Uno de los temas cumbres de la administración estatal ha sido la movilidad. Aparentemente se nota que el gobierno estatal en conjunto con los municipales del área metropolitana han trabajado el tema de transporte público. La reestructuración se ve; ¿pero se siente?

Seguramente usted como yo, está harto de escuchar análisis, opiniones de “expertos” y excursiones alrededor del mundo para observar sus sistemas de transporte por parte de funcionarios. ¿Usted entiende cuál fue la diferencia entre Red Q y QroBús? Honestamente yo no. Sólo me percaté de que hicieron algunas paradas de autobuses muy coquetas, junto con un carril exclusivo que de todos modos no se respeta y hay ocasiones en que los autobuses abarcan los tres carriles. Sumando el relajo de rutas con nombres nuevos, la escasez de las tarjetas prepago y el aumento de las tarifas.

El tema del transporte y vialidad siempre será prioritario para una zona metropolitana que se encuentra en un constante crecimiento poblacional. Tal es el caso de los municipios de Querétaro, Corregidora, El Marqués y próximamente Huimilpan. Los desarrolladores inmobiliarios están haciendo un gran negocio en esta zona. Pareciera que el milagro queretano y su atracción por inversores en aeronáutica, autoparte y clústeres tecnológicos; se han ocupado en la generación de tecnología en medios de transporte, pero no en la vías para su uso.

Si bien, el gobierno estatal y municipal son las instancias que deberían preocuparse y ocuparse por el desarrollo urbano ¿Por qué los proyectos de movilidad han sido tan mediocres? Es indudable que la movilidad de la ciudadanía es una política pública de carácter urgente, pero no por ello, se debe pensar en proyectos a corto plazo. En promedio, un proyecto de desarrollo urbano debe pronosticarse hasta por treinta años. En cambio, pareciera que en México, y concretamente en Querétaro, los proyectos se estiman con duración a sus respectivas administraciones.

En el afán de cada administración estatal y municipal, sospecho, que se enfocan en el tema de movilidad, más, como una vía para enarbolar la obra pública y que “se vea” cómo el dinero de los contribuyentes sí se utiliza. En lo particular me interesaría saber ¿cuáles son las empresas privadas que participan en tan mediocres planeaciones?

El espectáculo urbano que se presenta ante tanta obra para el mejoramiento del transporte público, se opaca en el mundo de lo concreto; no del concreto. Es decir, como usuaria de QroBús, y respondiendo a las preguntas iniciales: hay ocasiones que me siento contenta de tomar el camión, sobre todo en domingo cuando casi no hay unidades y de milagro pasa una que me lleve al trabajo (sí, mi estimado lector, trabajo los domingos). Sin afán de ofender, o tal vez sí; los operadores generalmente son muy agresivos al manejar, la falta de empatía hacía los usuarios es triste, ya que arrancan antes de que los pasajeros tomen asiento (aunque he notado que su nivel de estrés bajó con el uso de las tarjetas prepago). Esta observación no aplica para aquellos que te saludan amablemente y hasta un chiste te cuentan durante el trayecto.

Podemos tener la mejor infraestructura, pero si no existe una cultura de vialidad, no va a servir de nada. Yo no seré experta del tema, pero un día tuve el placer de conocer el sistema de transporte de Medellín, Colombia; el cual se conforma de autobuses, tren suburbano y metrocable. Este sistema permite que toda la ciudad esté conectada. El uso y análisis de la geografía de esta ciudad, han hecho que las zonas marginadas por el espacio entre los cerros y montañas estén conectados vía aérea por el metrocable. Una vez que se llega a la caseta de aterrizaje, de inmediato hay conexiones ya sea hacia el tren suburbano o los autobuses.

Se escucha bonito; y no sólo lo es la infraestructura; sino la cultura vial por parte de la ciudadanía. Por ejemplo, las paradas de autobuses no son casetas ostentosas, son paradas comunes donde pueden llegar hasta tres rutas distintas a la vez, pero cada autobús sabe cuál es su espacio de acuerdo con su ruta; la gente se sube ordenadamente y se van de rumba.

El transporte público, EFICIENTE, es responsabilidad de los gobiernos; pero la cultura vial es responsabilidad de nosotros como ciudadanos ¿Qué hace usted para que su trayecto en el QroBús sea menos monstruoso?

*Antropóloga social.

Correo electrónico: monteroyezica@gmail.com

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *