Municipios Querétaro

Condenan a 20 años de prisión a feminicida de Araceli

Gloria, la madre de Araceli, y activistas afuera de la sede del Poder Judicial en Amealco de Bonfil. Foto: Libertad de Palabra.

Iván Aldama Garnica

Amealco, Qro.– A 13 días de que se cumplan 3 años del feminicidio de la niña Araceli García Blas, el acusado fue sentenciado a 20 años de cárcel y a pagar una multa de 381 mil 979.40 pesos, por el juez Oscar Martínez Mancilla en la sede del Distrito Judicial de Amealco de Bonfil.

Los hechos ocurrieron desde el 31 de julio de 2016, fecha en la que Araceli, con 12 años de edad, fue violada y agredida físicamente por uno de sus vecinos en un barranco, localizado entre las localidades de Lomas de los Blases y El Cuisillo, en San Ildefonso Tultepec, Amealco, una zona con niveles altos de marginación –según la Secretaría del Bienestar del Gobierno Federal– y con presencia de población indígena.

De acuerdo con dictámenes de peritos y testimonios de testigos, paramédicos y policías, recabados por personal de la Fiscalía General del Estado (FGE), Araceli fue golpeada en la cabeza con una piedra “del tamaño de un melón” y fue hallada tendida en el suelo ensangrentada, con heridas en diversas partes del cuerpo y con sus genitales al descubierto.

Pese a que fue trasladada a unidades médicas en Amealco y después en el municipio de San Juan del Río, Araceli falleció por traumatismo craneoencefálico severo el 9 de agosto de 2016 en el Hospital del Niño y la Mujer de la ciudad de Querétaro.

De acuerdo con Alicia Colchado Ariza, activista que ha acompañado el caso, en un inicio personal de la Fiscalía –a cargo de Alejandro Echeverría Cornejo– persiguió el delito como violación y homicidio calificado, pese a que las circunstancias en las que ocurrieron los hechos indican que se trató de un feminicidio.

El artículo 126 BIS del Código Penal para el Estado de Querétaro establece al menos 7 causales, pero basta con cualquiera, para considerar que hubo feminicidio, así como una pena de 20 a 50 años de prisión y de 500 a 750 días de multa.

Por ejemplo, que la víctima presente signos de violencia sexual de cualquier tipo; que a la víctima se le hayan infligido lesiones previas a la privación de la vida; o que su cuerpo haya sido expuesto, depositado o arrojado en un lugar público o paraje despoblado o exhibido por cualquier medio.

Dichas circunstancias fueron concedidas por el juez Martínez Mancilla, luego de que el acusado –mencionado como “Raúl”– aceptó su responsabilidad en la comisión del delito, por lo que lo sentenció a 20 años de prisión.

Sin embargo, familiares de Araceli, activistas que acompañan el caso y autoridades auxiliares del Gobierno Municipal de Amealco no quedaron conformes con la sentencia.

Para la abuela de la menor, Plácida Pascual Bartolo –quien a sus 64 años se dedica a tejer cojines para vender y así poder sostener a su hija Gloria, madre de Araceli, que está enferma y a sus otras dos nietas–, aún no hay justicia.

“Yo quiero más justicia, todavía no (hay justicia), yo no, yo no voy a firmar (la sentencia), no”, expresó la señora.

El tío de Araceli, Vicente Ventura Hernández, también consideró que la sentencia no fue justa.

“Nosotros tenemos entendido que la pena máxima era de 50, no más y era lo que nosotros exigíamos, 50 años, no menos, pero tampoco más porque sabemos que no, no se iba a dar”.

Alicia Colchado Ariza, de la organización Desarrollo Comunitario para la Transformación Social, expuso que personal de la Fiscalía y la defensa del acusado llegaron a un acuerdo que permitió lo que se conoce como “juicio abreviado” y que derivó en la sentencia de 20 años, con lo que la familia de Araceli y sus asesores jurídicos no están de acuerdo.

“Se otorga en este caso al feminicida el mínimo, ¿cómo es posible?, ¿en base a qué decidieron que fuera el mínimo?, ¿por qué no fue el máximo?, ¿por qué una pequeña que fue ultrajada, violentada, golpeada hasta casi morir, que está en extrema pobreza, indígena, integrante de una familia conformada sólo por mujeres, por qué fueron 20 años, por qué no fueron los 50?”, cuestionó Colchado.

Si bien, integrantes de organizaciones de mujeres que hicieron difusión de la sentencia que ocurrió este jueves 18 de julio, ven como un avance y como algo positivo que el caso de Araceli se haya condenado como feminicidio, consideran también que aún se está vulnerando a las víctimas indirectas, como la madre de la niña, al no tomar con seriedad las repercusiones de este tipo de delitos.

“Creo que se debió haber considerado la sentencia que pedía la víctima indirecta, en este caso la madre de Araceli, y que se fue muy poco sensible a eso, por parte de la Fiscalía”, comentó Dalia Banda Flores de la Colectiva Juntas.

El delegado de la comunidad de San Ildefonso Tultepec, Angel Sánchez Vicente, lamentó también el fallo del juez, pues considera que debe haber una sentencia ejemplar para que este tipo de actos no se repitan.

“Este asunto ha impactado a tal grado que la mayoría de los pobladores ha quedado en shock de ver la brutalidad con la que se cometió este delito (…) vi una sentencia donde totalmente quedó desprotegida la familia, los años fueron 20, la pena mínima y sin tener una reparación del daño, dicen que se va a dar en la ejecución de sentencia, pero no hay modo de garantizarlo a la familia, estos actos conllevan a que cualquier sujeto puede repetir este delito”, consideró el delegado Sánchez Vicente.

Los asesores jurídicos de los familiares de Araceli están previendo impugnar la sentencia.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *