Cartas desde la locura

Al Fondo a la Izquierda

Taibo II (cartón de Rapé).   

Ramón Martínez de Velasco

@ramavelm

“Los mexicanos nacen donde se les da su chingada gana”: Chabela Vargas.

La mentada ‘Cuarta Transformación’ tiene un grave problema de comunicación.

Se empeña en manejar la información con el mismo lenguaje y con la misma actitud de cualquier gobierno estatal o municipal. Y en sus homilías mañaneras se oyen los pasos de alguien que nunca llega.

“Lengua sin manos no es de fiar”, cantó el Mío Cid. Un cántico que ha entendido bien el pensador, escritor y periodista Paco Ignacio Taibo II, impulsor indiscutible de la lectura en un país de incultos.

Taibo ha tomado, casi por asalto, al Fondo de Cultura Económica (fundado en 1934), en medio de la absoluta nulidad de López Obrador y de su timorato equipo presidencial, que vive escondido y no se le conoce la voz.

Taibo, por el contrario, no se esconde y hace valer su palabra.

Su primera acción fue contra la exclusión. La segunda, contra la censura.

Los prejuicios se combaten con ideas

Sabida su designación al frente del Fondo, la mafia de intelectuales que tuvo secuestrada a la magna editorial se movió (cual ostión con limón) para reclamar que Taibo “está impedido para asumir el cargo” por no ser “ciudadano mexicano por nacimiento”.

En efecto, su familia –con él de 8 años de edad– emigró a México desde la España franquista. “Soy mexicano desde hace 60 años y mexicano nacionalizado desde hace 40. Un mexicano nacionalizado u oriundo, es mexicano y punto. ¿Cuántos mexicanos con 60 años de ser mexicanos conoces? Soy un escritor mexicano. He escrito 60 libros con temas mexicanos. He sido hijo de la educación pública mexicana. Estoy casado con una mexicana y mi hija es mexicana”.

No sólo eso. Mientras aquellas ratas de dos patas se repartían el papel y el pastel publicitario, Taibo II se dedicaba a crear bibliotecas… de la nada. Y hasta hoy, con un montón de libros y libreros despreciados por la Cultura Oficial, organiza sus caravanas ‘Para leer en libertad’ en plazas públicas y Universidades (la Autónoma de Querétaro, entre ellas).

“Al Fondo de Cultura Económica priistas y panistas lo convirtieron en todo, menos en una editorial. En cementerio de elefantes, en palacete de alfombras rojas innecesarias, en ventanilla de complacencias absurdas y en una especie de oficina de reposo para políticos caducos del viejo régimen. (…) El nuevo Fondo va a estar marcado por mis locuras. No vamos a trabajar como funcionarios tradicionales. No vamos a gastar dinero en cocteles. No vamos a destruir un solo libro, ni siquiera los más abominables. Eso sí, los vamos a poner en la mesa de 2 x 1”.

Si tienes el porqué, encuentras el cómo

Como cada año acude, los hermanos Taibo (Paco y Benito) acuden a la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, formando una mancuerna desmadrosamente contestataria.

Allí, el pasado mes de noviembre se refirió a las… digamos… ‘viudas del Fondo’, que le niegan su mexicanidad. “En último caso, va a haber un edicto del Presidente nombrándome ‘encargado de despacho’ (cosa que ya sucedió). O sea, se las metimos doblada, camaradas”.

Asustados por la grosería, hasta los periodistas de capillita se le fueron encima. Uy, “habla como nativo de Veracruz de zonas pecaminosas”.

En defensa de su léxico, Nicolás Alvarado (víctima de lo mismo, siendo director de TV UNAM), escribió que “la expresión que usó es propia de su generación (albur y certeza ideológica) y de su formación (desafiante)”.

Al final, para limar “la angustia propia de tías (y tíos) solterones que acaso ignoren su solvencia literaria”, Taibo II se dobló: “Lamento profundamente haber utilizado una frase desafortunada y vulgar”.

Y prometió -de hoy en adelante- “mesura”.

¡Como si en las editoriales y los periódicos los ‘mal hablados’ no fueran legión!

Chingá.

Loading Facebook Comments ...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *